viernes, 15 de abril de 2016

Si no funciona

No hace falta que decidas nada
ni que pienses en lo que va a pasar,
tan sólo ponle ganas, intención,
baja la guardia, vívelo, disfruta,
siente, déjate llevar...

Porque a unas malas
¿qué puede pasar?
¿que nos tengamos que olvidar?

No se tú, pero yo
ya estoy acostumbrada
a llenarme de ilusiones 
y vaciarme de esperanzas.

Y no me arrepiento, 
todo lo contrario,
mientras me ilusionaba
siempre disfrutaba.

Así que si no funciona 
no me sentiré vacía 
porque estaré recordando 
lo que entonces sentía.

Y esas cenizas serán 
las que me vuelvan a dar 
ganas de volver a empezar
con otra persona de nuevo,
porque guardaré un buen recuerdo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario