sábado, 25 de febrero de 2017

Te di mi palabra

Cerró los ojos y sopló las velas.

Sabía que era su último cumpleaños.

No hacía mucho convocó a sus hijos, uno a uno, para despedirse. 

A mí me pidió que, cuando faltase, cuidara especialmente de una hermana enferma y que le diera la medalla que ella siempre llevaba. 

Dijo que, si de verdad existía un mañana detrás del silencio, así también podría velarla.

Creo que al resto de mis hermanos les pidió lo mismo, que nos cuidásemos unos a otros. Espero que, con sus contestaciones, muriera tranquila.

Puedo intuir cuál fue su deseo ese día, que todos cumplamos lo prometido.

Descansa en paz mamá, porque te di mi palabra.

Y yo siempre cumplo.

(Para Rosa. Te quiero hermanita ❤️)