sábado, 25 de junio de 2016

Me estoy perdiendo...

Y estoy algo rabiosa, furiosa, perpleja  Ilusionada?...

No me gusta estar pensado todo el día en alguien, pendiente de un mensaje de whatsapp, de una llamada de teléfono, del momento de verlo... Tampoco me gusta imaginarlo durante el día y soñarlo por la noche.

Creo en mi independencia, sobre todo...

La de mi corazón, que es libre para sentir intensamente, pero no para depender y mucho menos para exponerse a que le hagan daño... 

La de mi mente, libre para pensar lo que quiera,  pero no para exhibirse con cualquiera.

La de mi sexualidad, libre de hacer y expresarse como desee, pero no de 
engancharse y necesitar de esta manera.

Hasta ahora o mandaba la mente o mandaba el corazón o mandaba el sexo... Como mucho dos de ellos...

Pero esta vez se han conjurado los tres para hacerme tambalear desde los cimientos... 

Hasta me están fallando los principios, las  bases sobre las que construyo mi estabilidad emocional.

Y es que su inteligencia, su forma de expresarse, su conversación, su imaginación, su humor... me follan la mente...

Y las cosas que me dice, lo comprensivo que es conmigo, las ganas y tiempo que me dedica... me están follando el corazón...

Y su morbo, su perversión, su pasión, su fuerza, su olor, su sabor... me follan más que el cuerpo, me follan el deseo, me follan los sentidos... 

Me está follando el alma...

Y estoy perdiéndome y no se quiero encontrarme...











No hay comentarios:

Publicar un comentario