viernes, 12 de febrero de 2016

Nunca debes dejar de amar.


Aunque te duela reconocerlo para poder hacerlo.

Aunque te cueste mucho comprender que lo necesitas

Aunque te angustie pensar que eres egoísta por privar a los demás de una parte que siempre has considerado suya.

Aunque te moleste aceptar los complejos, miedos y frustraciones.

Aunque siempre hayas creído que ese amor no era merecido.

Nunca, nunca se debe dejar de 
AMAR A UNO MISMO.

El único amor que dura para siempre es el AMOR PROPIO.

Y si no sabes debes aprender a aceptar tus defectos, tus virtudes, para poder conocerte y respetarte, y sólo así podrás amar bien a los demás.




2 comentarios:

  1. ¡Cómo me encanta lo que escribes, amiga! Son trazos con tinta color sentimientos, sombreada con nostalgia. Te sigo...
    Miguel Ángel

    ResponderEliminar