sábado, 5 de mayo de 2012

Sobre la conciencia y la libertad.

Los humanos nos diferenciamos de los animales básicamente en que estamos dotados de conciencia, del conocimiento sobre nosotros mismos, sobre nuestra existencia y nuestra relación en el mundo.
Tenemos el poder de cambiarlo y amoldarlo a nuestras necesidades pero no lo hacemos y globalizamos nuestras mentes porque nos aterra la soledad.

Nos creemos libres de pensamiento y no lo somos porque no tenemos libertad de elección.
Coartamos la individualidad desde la niñez educándonos por edades en fábricas productoras de estereotipos.
Premiamos la sumisión y castigamos la identidad. Consideramos enferma una mente brillante y apagamos con fármacos las más resistentes.

Si surge un movimiento que vaya en contra del orden establecido, lo etiquetamos con insultos y creamos un cerco que impida la contaminación del resto. Fuera del cerco lanzamos bombas de rumores que alimenten el desprecio. Dentro del cerco aislamos los ejemplares y les vacunamos con soledad.

Vendamos nuestros ojos para no ver las injusticias y miramos hacia otro lado para evitar contagiarnos de empatía

Nacemos únicos, extraordinarios.
Morimos ordinarios, cobardes, corrientes.







2 comentarios:

  1. La verdad es que no sé de qué, ni siquiera por qué me sorprendo. Eres una mujer muy especial, y tu forma de expresar lo que sientes, tiene tu identidad. Gracias por haberme hecho venir. Un abrazo. Miguel Ángel

    ResponderEliminar
  2. Me estoy planteando escribir más en serio, hasta fijando horarios!! No sé si será o no buena idea, sólo se escribir lo que siento en ese momento. Me alegra mucho que te guste!

    ResponderEliminar