sábado, 2 de junio de 2012

Vergüenza...

Empieza a acosarme la vergüenza.

Vergüenza de esa otra yo, tan feliz y segura, lúcida e inconsciente. 

Esa que todo lo sabe, que todo lo puede, que todo lo dice y hace tan rápido que sólo lo siente y no lo piensa.  

Esa que se desgarra, se exhibe y se comparte. Esa que tiene tanto miedo que no lo parece.

Esa que, aunque no lo parezca, es la que me da más miedo.

 
Vergüenza de esta yo.

La que siempre duda, la que no decide, la que sólo quiere ser invisible. 

La que nada quiere. 

La que sabe cuando empieza y nunca sabe donde termina. 

La que por desidia, dolor, angustia y negación, es la que más se teme , 



No hay comentarios:

Publicar un comentario